2 de mar. de 2009

¿Como saber si soy una persona soberbia? ¿Cómo dejar de serlo?


PROGRAMA 7 DE MARZO DE 2009

Amigos,

...la soberbia es uno de los pecados capitales, quizas el peor de los pecados capitales.

Muchas veces nosotros nos volvemos soberbios en ciertas circunstancias sin darnos cuenta. La soberbia afecta a todos (gente de la iglesia, políticos, hijos, estudiantes, empresarios, modelos, etc)...

En nuestro programa charlaremos con vos sobre este tema... ¿Como saber si soy una persona soberbia? ¿Cómo dejar de serlo?...

Al comentar no olvides poner tu nombre y desde donde nos escribís... si? Abrazo en Jesús y María.

12 comentarios:

  1. Me parece que si uno es soberbio nunca se va a dar cuenta y mucho menos va a dejar de serlo justamente porque esa misma soberbia lo ciega y no puede ver mas allá de su naríz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios todo lo puede el puede librarno de ese pecado y darnos libertad

      Eliminar
  2. La soberbia sabe bien que si enseña la cara, su aspecto es repulsivo, y por eso una de sus estrategias más habituales es esconderse, ocultar su rostro, disfrazarse. Se mete de tapadillo dentro de otra actitud aparentemente positiva, que siempre queda contaminada.

    Unas veces se disfraza de sabiduría, de lo que podríamos llamar una soberbia intelectual que se empina sobre una apariencia de rigor que no es otra cosa que orgullo altivo.

    Otras veces se disfraza de coherencia, y hace a las personas cambiar sus principios en vez de atreverse a cambiar su conducta inmoral. Como no viven como piensan, lo resuelven pensando como viven. La soberbia les impide ver que la coherencia en el error nunca puede transformar lo malo en bueno.

    También puede disfrazarse de un apasionado afán de hacer justicia, cuando en el fondo lo que les mueve es un sentimiento de despecho y revanchismo. Se les ha metido el odio dentro, y en vez de esforzarse en perdonar, pretenden calmar su ansiedad con venganza y resentimiento.

    Hay ocasiones en que la soberbia se disfraza de afán de defender la verdad, de una ortodoxia altiva y crispada, que avasalla a los demás; o de un afán de precisarlo todo, de juzgarlo todo, de querer tener opinión firme sobre todo. Todas esas actitudes suelen tener su origen en ese orgullo tonto y simple de quien se cree siempre poseedor exclusivo de la verdad. En vez de servir a la verdad, se sirven de ella —de una sombra de ella—, y acaban siendo marionetas de su propia vanidad, de su afán de llevar la contraria o de quedar por encima.

    A veces se disfraza de un aparente espíritu de servicio, que parece a primera vista muy abnegado, y que incluso quizá lo es, pero que esconde un curioso victimismo resentido. Son esos que hacen las cosas, pero con aire de víctima ("soy el único que hace algo"), o lamentándose de lo que hacen los demás ("mira éstos en cambio...").

    Puede disfrazarse también de generosidad, de esa generosidad ostentosa que ayuda humillando, mirando a los demás por encima del hombro, menospreciando.

    O se disfraza de afán de enseñar o aconsejar, propio de personas llenas de suficiencia, que ponen a sí mismas como ejemplo, que hablan en tono paternalista, mirando por encima del hombro, con aire de superioridad.

    O de aires de dignidad, cuando no es otra cosa que susceptibilidad, sentirse ofendido por tonterías, por sospechas irreales o por celos infundados.

    ResponderEliminar
  3. Igual que no existe la salud total y perfecta, tampoco podemos acabar por completo con la soberbia. Pero podemos detectarla, y ganarle terreno.

    ¿Y cómo detectarla, si se esconde bajo tantas apariencias? La soberbia muchas veces nos engañará, y no veremos su cara, oculta de diversas maneras, pero los demás sí lo suelen ver. Si somos capaces de ser receptivos, de escuchar la crítica constructiva, nos será mucho más fácil desenmascararla.

    El problema es que hace falta ser humilde para aceptar la crítica. La soberbia suele blindarse a sí misma en un círculo vicioso de egocentrismo satisfecho que no deja que nadie lo llame por su nombre. Cuando se hace fuerte así, la indefensión es tal que van creciendo las manifestaciones más simples y primarias de la soberbia: la susceptibilidad enfermiza, el continuo hablar de uno mismo, las actitudes prepotentes y engreídas, la vanidad y afectación en los gestos y el modo de hablar, el decaimiento profundo al percibir la propia debilidad, etc.

    Hay que romper ese círculo vicioso. Ganar terreno a la soberbia es clave para tener una psicología sana, para mantener un trato cordial con las personas, para no sentirse ofendido por tonterías, para no herir a los demás..., para casi todo. Por eso hay que tener miedo a la soberbia, y luchar seriamente contra ella. Es una lucha que toma el impulso del reconocimiento del error. Un conocimiento siempre difícil, porque el error se enmascara de mil maneras, e incluso saca fuerzas de sus aparentes derrotas, pero un conocimiento posible, si hay empeño por nuestra parte y buscamos un poco de ayuda en los demás.
    Extraido de Catholic.net

    ResponderEliminar
  4. ivon.de mty.gracias, y tengo que decir me identifique con lo que dice aqui, y hasta estoy un poco asustada,tambien e tenido problemas en micasa por que mi mama cree que lo controlo todo cuando llo creo que es por ayudar, pero no es asi y creo que la tengo avanzada mesiento llena de odio tomare en cuenta la solucion gracias.tambienpuedo notar que cundo eres asi te exigen mas. lla no la quiero mas en vida.

    ResponderEliminar
  5. hola mi nombre es ivonne y hoy en una entrevista me dijeron si soy orgullosa o soberbia....yo me considero orgullosa porque muchas veces quiero decir algo o pedir disculpas y me cuesta muchisimo siempre me digo ¨yo puedo sola¨y en realidad a escondidas me arrepiento lloro y me pongo a pensar porq no hago las cosas bien...o en ocasiones me peleo ya sea con amigos o mi mama o mi novio y despues me muero por ir y pedir disculpas si el erro fue mio o decir realmente cuanto quiero cuan importante es esa persona para mi pero no lo hago siempre espero que el otro venga y me hable entonces por ai se arreglan las cosas y aveces quiero decir si todo bien pero no sigo ofendida...al final soy soberbio o no?

    ResponderEliminar
  6. Una cosa es la soberbia y otra muy distinta es la autopropaganda, que parece ser estan tratando como conceptos iguales. Naci dentro de una familia de hueso colorado, a tal punto que hemos tenido pastores como parentela. Con el largo de los años he aprendido que la humiladad no lleva a nada y que al contrario, todas esas personas que desarrollaron habilidades son prescisamente los que alcanzan la cima, por saberse vender frente otros. Me parece de mal gusto que en lugar de enseñarles a nuestros hermanos cristianos a tener confianza en si mismos, les vendan la idea de que "No es lo que Dios quiere", pues la idea es que sean fracasados y adopten la postura de darse de golpes en el pecho. Por favor, dejenlos presumir sus cualidades y serles fiel a sus convicciones, no los conviertan en perdedores!

    ResponderEliminar
  7. Soberbio YOOOOOO estan Locos!!!! jajajajaja

    ResponderEliminar
  8. La verdad no estaba seguro si era soberbio,asta que lei este articulo y me di cuenta de ello, quiero cambiar para bien, me gustaria saber mas de como llevar ese problema.

    pd. soy ateo

    ResponderEliminar
  9. Pues la verdad me doy cuenta que si soy soberbio y me di cuenta por que eh tomado actitudes despreciables llenas de rencor , venganza,De humillar , Y despreciar a la gente que me quiere y me admira por lo que era antes pero ahora cada vez que tengo una pelea ya sea con un amigo o mi familia les reprocho como son trato de herirlos para demostrar mi superioridad que soy mejor que ellos y q yo puedo lograr lo que quiera sin ayuda de nadie y pues no me gusta como soy ahora no me siento a gusto y pues no se por donde empezar pera remediar esto , tengo 18 de edad y no puede ser que ya tenga este tipo de sentimientos

    ResponderEliminar
  10. La soberbia es el origen de todos los pecados...cuidado!!.. el que seamos humildes no quiere decir que no nos amemos y nos valoremos en su justa medida, reconociendo que es Dios quien obra en nosotros, y que nadie es menos valioso que yo, que todos somos seres semejantes y que por lo tanto todos son merecedores de nuestro amor.

    ResponderEliminar
  11. Yo tengo 18 años y desde chico e tenido conductas soberbias y a pesar de qe no lo ago con intencion de sentirme superior siempre termino actuando con demasiada arrogancia en peleas con mis exnovias y mi familia siempre tengo qe ganar o llego al punto de no hablarme mas con la persona qe me peleo aun sabiendo qe yo tengo la culpa no puedo aunqe intento cambiar y aprender a pedir perdon siempre termino buscando la manera de vengarme y hacer sentir miserable a quien me daño creo en dios y en el karma y me asusta tener estos pensamientos y actitudes no se qe hacer

    ResponderEliminar

Gracias x participar del Foro de Correntinos bien cristianos y que!!! No olvides poner tu nombre y lugar desde donde nos escribis.